jueves, 15 de enero de 2009

GUSTAVO TISOCCO


Para escribir un poema de diez hectáreas
tendré que convocar a todos los peces,
al mago que deambula en las noches,
al aroma de pan horneado,
a la espuma del mar.

Deberé resucitar a los que me dejaron,
retornar barcos encallados en la brisa,
zafiros y esmeraldas,
al niño que soñaba con ser espantapájaros,
al viejo campanario, al andén del pueblo aquel.

Pondré el nombre de mi madre,
los fantasmas de mi gente,
una gota de río, la caricia del sauce.
De la más ínfima hierba la fragancia,
del rompecabezas los enigmas
y de los ojos del ausente las plegarias.

Un poema de diez hectáreas insume tener frío,
dejarse llevar como una veleta,
despertar en el tango que nos desnuda,
ser cometa, buzón, arquero.
Que nos deslumbren los cuentos de sal,
el vuelo del colibrí,
y las estatuas en su jaula.

Que tenemos un país herido no debo olvidar,
que hay abuelas que esperan y
una isla llena de lápidas y voces en la bruma.
Que el Crucificado sigue siendo crucificado,
que se mutilan a diario tantas alas,
que se ríen en el norte de los que pernoctamos aquí en el sur.

Y cuando me falten palabras para las diez hectáreas
acudiré a tu nombre, tus pies de duende,
a tu beso, tu sexo enhiesto,
tu mirada verde, a tus dudas y certezas,
a tu valle encantado,
a tu insomnio, a tu alcohol.

Sólo ahí nacerá el poema,
.....................grito extendido
.............................inmortalidad cierta.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Doctor poeta; has logrado una emoción de diez hectáreas, un ejercicio de la memoria entrañable, un camino de bellas imágenes. Rubén Vedovaldi

Anónimo dijo...

Gustavo: Siempre muy bueno lo tuyo.
Víctor H. Tissera

Anónimo dijo...

Querido Gus, no me cansa leerte, porque siempre descubro algo nuevo! Felicitaciones amigo.
Un abrazo
Eli

Gustavo Tisocco dijo...

Gracias Normita por publicar mi poema, gracias amigos por su comentario.
Hoy retorné de viaje así que mañana pasaré a leerlos y comentarlos.
Un abrazo a todos Gus.

Anónimo dijo...

Gus:
este "grito extendido",esta "inmortalidad cierta" para para inaugurar las hectáreas del dolor.Un abrazo.Rosa Lía

liliana varela dijo...

Jamás faltarán palabras para todas las hectáreas de tu poética Gustavo; los últimos tres versos son tan pero tan tuyos.
Besos
Liliana