miércoles, 7 de diciembre de 2011

MARTA ORTIZ


INSTALACIÓN

En vaga composición de olores
satura la mañana,
una terca mota de azahar.
Travestida de flor,
cadencia cítrica,
la mota descarada
desmorona
el hálito a desecho acidulado
en el contenedor.

Y aunque ronda
en lo azaroso del azahar
la cálida memoria
de un tiempo de flores y de frutas,
el sesgo a primavera
embiste el bulto amorfo
en el atrio cultural:
lo adereza, lo atavía,
lo centra en la retina.

Curiosa instalación,
la precaria quietud de la escultura
sobre trapos y al abrigo
de una plancha de cartón,
denuncia el alcaloide,
implacable
sopor del pordiosero.

 
De su libro: “Diario de la plaza y otros desvíos”
-Rosario, Santa Fe-

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tan bello es el poema, que me sentí identificada en cada uno de sus versos.
Felicitaciones!!!
Liliana Iglesias

Vuelo de noche dijo...

Gracias Liliana, porque tus palabras de lectora atenta justifican mi poema.
Gracias Norma, por esta nueva publicación en Papirolas, que me honra. Abrazo enorme, Marta