sábado, 1 de mayo de 2010

STELLA MARIS TABORO


EPITAFIO PARA MI TUMBA


Me abrí
como flor sangrante
en su rocío virginal.
Me abrí dando
luz de luna y de soles.
Me abrí cada día
bebiendo a la vida
como dulce manjar.
Me abrí a la blanca muerte
hasta entrar en una estrella
donde me hallarán
los que en el cielo
............me busquen.

-San Jorge, Santa Fe-

7 comentarios:

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Stella Maris: seguramente, cuando transpasemos el tunel de la vida,luego de darnos -como dice el poema- alguien nos buscará en una estrella y nos hallará. Lindo epitafio, te saluda,

Maria Rosa dijo...

QUISIERA SABER COMO HACES PARA QUE DE TU ALMA BROTEN POEMAS TAN BELLOS!!
Un abrazo
María Rosa

Estrella del mar dijo...

Gracias Norma,nuevamente en tu bitàcora....

Silvia Loustau dijo...

La sombra que esta a nuestro lado desde el princio al final, deja su huella bellamnete en tu poema.
Cordialmente,

Silvia Lousta

azpeitia dijo...

Que hermoso y sutil poema...digno de tu extraordinaria sensibilidad...un beso de azpeitia

Mónica Angelino dijo...

Te encontramos siempre en tus versosssss

Besosssssssssss

Anónimo dijo...

Stella Maris, un poema sutil impregnado de tu exquisita sensibilidad. Escribes muy bello.
Besitos y bendiciones.
Maria Cristina Fervier