miércoles, 3 de marzo de 2010

JUAN JOSÉ MESTRE


CONTRADICCIÓN

El sueño de pronto cae en el desmayo. La realidad vuelve a ser un futuro aleatorio. La vida, una aventura incierta. El sol, un rapaz vestigio en la sencillez del cielo. Nunca nada ha sido dudoso. Nunca nada ha sido irrebatible. La paradoja como constante es la variable del cosmos. Eso somos: paradojales, indubitables en los errores, matemáticamente perfectos en la constante pericia de la entelequia.
CONTRADICCIÓ
El somni de sobte cau en el desmai. La realitat torna a ser un futur aleatori. La vida, una aventura incerta. El sol, un rapaç vestigi en la senzillesa del cel. Mai res no ha estat dubtós. Mai res no ha estat irrebatible. La paradoxa com a constant és la variable del cosmos. Això som: paradoxals, indubtables en els errors, matemàticament perfectes en la constant perícia de l'entelèquia.
Traducción al Catalán: Pere Bessó.
-Santa Fe-

7 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Juan Jose tus letras siempre nos invita a la reflexión,en horas tempranas estoy leyendo tu poema y haces trabajar mis neuronas ¡gracias por ello!

Silvia Loustau dijo...

Bellísmo, el uso de un lenguaje que aprehende más allá, roza la filosofía.
Y el honnor de la traducioon del Maesttro Pere Bessó.
Cordialmente,

Silvia Loustau

Mónica Angelino dijo...

Excelente texto, Paradojal y aleatorio. La insertidumbre y a pesar de todo.

Muy bueno!!

Saludosss

Anónimo dijo...

Juan José: "La vida, una aventura incierta", creo -a mi modo- que es el nudo de todo lo dicho. De allí se desprende la paradoja, los errores, la entelequia que ayudan a esa incertidumbre. Un abrazo, Laura Beatriz Chiesa.

Norma Padra dijo...

Querido JuanJo: mi saludo ante este paradojal poema!!!
Te aprecio mucho.
Normy

Isa dijo...

Querido Juanjo, años sin leerte y qué nutritivo me ha resultado el reencuentro con esta prosa axiomática nada contradictoria. Queda un abrazo y la huella de la visita, Kentia-Kentilucha,

Isabel

Anónimo dijo...

Había leído este hermosísimo texto pero me siento agradecido por haberlo gozado nuevamente aquí.
Un abrazo.

Jorge Luis Estrella