miércoles, 7 de diciembre de 2011

EMILIO MEDINA MUÑOZ


LA QUERIDA

Dímelo despacito y al oído,
con la dura verdad de tus silencios,
y mis labios gozosos como necios,
saciaran en los tuyos lo sentido.


Robare de tu pecho tan querido,
lo que quieres cobrar con caros precios;
al lucir bella joya en los comercios,
te valoran a un precio muy subido.


¿Me regalas tus besos amorosos
a la sombra que mira vigilante?.
Te acepto, si me tomas por amante.


Te ofrezco mil deseos deliciosos
cual regalo, señora, si al instante,
me gozas con placer emocionante.

 
-Ciudad Real, España-

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Querida Norma, te deseo mucha felicidad en estas fiestas que van llegando.
Te agradezco infinitamente que me incluyas en tu bello lugar. Gracias.
Un beso.
Emilio.

Indiasena dijo...

Emilio...querido maestro.¡Sublime!
Es un placer tener la suerte de poder vivir tu poesia...
¡ Me enamora !
Gracias amigo.

julia del prado morales dijo...

tan sensual y cariñoso, precioso, besos Emilio