viernes, 12 de noviembre de 2010

LAURA BEATRIZ CHIESA


DESPEDIDA


El carro, persuadiendo hasta las huellas
fabricaba terrones en el barro.
Los cascos salpicaban pesadumbres
del caballo vencido por los años.

El mando del patrón le daba fuerzas,
pero sus patas lentas se oponían.
El hambre y la sed no permitían
que la osamenta débil, respondiera.

Trotó hasta pasar por la tranquera
y allí, como si hubiese dicho basta,
relinchó levantando la cabeza
y se hundió de rodillas, sin venganza.

Sus ojos remontaron las pupilas
hasta un cielo sin luz que lo miraba.
Sacudiendo las crines despedía
al mundo de trabajo que dejaba.

Hubo llantos y abrazos cual mortaja.
También la confusión por lo perdido.
El zaino que partió dejó sus fuerzas,
atadas a las riendas de un amigo.


-Buenos Aires-

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Laura B. Chiesa, recibe mi más sincera felicitación. Tu poema es enternecedor,destila nobleza, humildad y fidelidad hasta hasta la muerte. Llega profundo. A seguir regalándonos. Recibe un abrazo querida Laura de Trinidad.

Literalia dijo...

Querida Laura Beatriz:
¡Dignísimo y emotivo reconocimiento a tan noble animal!
Entre líneas, me hiciste imaginar que el hombre, en su perseverante luchar por alcanzar sus propias estrellas, se somete a cargas inimaginadas de trabajo extenuante, y que al igual que los caballos, está dispuesto a morir por no escatimar energía.
Siempre tienes nuevas facetas por descubrir en tu trabajo. ¡Felicidades!
Con cariño y afecto:
Arturo

Anónimo dijo...

Laura, amiga querida, con cuanta dulzura expresas en tu poema la muerte del caballo. Lograste estremecerme. Hondo, profundo y a la vez diáfano. Como siempre, aplaudo de pie. Marta Julia Ravizzi

Anónimo dijo...

Laura se oye tu voz en el poema y he presenciado la muerte del caballo. La ví, la sufrí. Felicitaciones. Alda

betty badaui dijo...

Laura, por ser el caballo un animal tan noble y por la sensibilidad que recorre al poema, me emocioné.
va un abrazo
Betty

Anónimo dijo...

Qué poema tan bello, amiga !!!
Tiene mucba ternura y emociona sinceramente.
Gracias por compartirlo con nosotros. Un beso Negrita Droz.

Edith dijo...

Descripción y sentimiento!Leyendo tu poema he visto el desenlace, y lo sentí. Gracias Lau!

Anónimo dijo...

AMIGA LAURA.LEÍ TU POEMA "DESPEDIDA" Y ME DIO LA IMAGEN DE LAS CARRETAS CARGADAS Y CABALLOS FAMÉLICOS QUE PASABAN CERCA DE LA PLAZA DEL CEMENTERIO SAN GERÓNIMO. ES UN TRISTE Y DRAMÁTICO HECHO, QUE TÚ PLASMAS EN UN POEMA MUY BIEN LOGRADO. UN ABRAZO DESDE CHILE MARTA ALVARADO ALDEA.

silvia loustau dijo...

querida Lauri, tus poemas siempren muestras tu profunda sensibilidad.
Un abrazo,

Silvia Loustau

Anónimo dijo...

¡Muy bello y conmovedor poema, Laura!
Gracias por compartirlo con nosotros y gracias a Normi por el espacio que nos brinda en su cálida revista.
Besos a ambas
María Rosa León

Anónimo dijo...

Cara Laura,
precioso poema con imágenes conmovedoras que dejan huella en el lector, gracias por compartirlo.
un abrazo

Elisa Dejistani

Anónimo dijo...

Laura
es hermoso el poema, así es la vida, debemos comprender qué importante dejar, en todo lo nuestro "el zaino dejó su fuerza" final conmovedor...el alma del poeta siempre atesora la esperanza, con afecto Juan Carlos Sinnott

Anónimo dijo...

Querida Laura: me mocionó tu poema "Despedida". Amo a los caballos y añoro los que alguna vez me acompañaron durante sus vidas y un lapso de la mía. Un beso para tí Alberto Podestá de Pehuajó.

Anónimo dijo...

Hermoso Lau!!! Cuánta sensibilidad por los animales...algo que nos une además de la palabra, besos, María Chapp

Anónimo dijo...

triste poema, de dolor y muerte. bello.

Anónimo dijo...

Conmueve hasta los huesos tu poema, Laura. Me recordó una película que me dejó una fortísima huella y es la historia de un caballo. En una escena muere, mientras está trabajando, la yegua que él ama. Es terrible. Y como dice el anónimo anónimo, bello. Muchos gracias por tanta sensibilidad.

Jorge Luis Estrella

Anónimo dijo...

digno homenaje en un poema que habla de sacrificio, lealtad, trabajo y memoria.
muy bueno amiga
¡felices fiestas!
anahi Duzevich Bezoz