jueves, 2 de septiembre de 2010

MICHOU POURTALÉ


Sabatina sobre la ciudad, la lluvia.
Las agujas no llegan aún al mediodía
los jóvenes duermen profundo
o lamen condolidos sus heridas.
Día de junio oscuro partido
de un mundial de fútbol
en camisón doblo la ropa seca lavada.
El viejo canasto la recibe
como yo recibo este lavado celestial
para mi ciudad mendiga de blancura.

Del libro en edición: "La Misma que Soy".
Ed. Vinciguerra
-Buenos Aires-

3 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Hermoso poema que invita a pensar entre los deseos implícitos y las realidades penosas,¡cual uscura! debe ser la ciudad y las perspectivas de sus habitantes,para que mendigue blancura

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Michou: la lluvia purifica, lava la última capa de depósitos de tu ciudad, mientras el reloj sigue marcando situaciones. Me gustó, te abraza, Laura.

LILIANA dijo...

Pequeño y condundente poema, casí relato. Felicito a la autora por su manifestación!!!