jueves, 2 de septiembre de 2010

MARTA ORTIZ

VALPARAISO

Sonoro y naranja
-mar crespo de flores heladas sumergidas-
el puerto vivo alitera.

Pende.
La ciudad engarza cruces, cúpulas
se sale de sí
replica
la oscura paciencia de un Sísifo urbano:
Sutura rotura
rehila rotula
troquela:
setenta balcones y amarantos amarillos brotados
donde una mujer y un hombre y alguien más
sacuden su alfombra persa,
salen a volar.

-Rosario, Santa Fe-

4 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Marta me he ido a volar con tu alfombra mágica,es decir con tu poema,me senti un rey persa visitando el universo de tus letras

LILIANA dijo...

Lindo poema, dejándose llevar por una alfombra de ensueño!!!
Liliana

Vuelo de noche dijo...

Gracias, Juan, si te sentiste un rey persa está justificado el poema!!! Liliana, creo que en una ciudad como Valparaíso vendrían muy bien las alfombras voladoras, la ciudad invita a las ensoñaciones, cuelga del cerro... Abrazos

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Marta: muy lindo poema, poblado de imágenes que pintan la ciudad.Un abrazo,


Gracias por tu comentario.