lunes, 5 de julio de 2010

JORGE LUIS ESTRELLA


ZARCILLO

Ella me dio su zarcillo y su solera
y yo mi última duda y mi mejor recuerdo.
Se fue después caminando por un sendero de ogros
y yo me quedé solo abrazado a su solera
con el brillo del zarcillo en la repisa.
Sobre la cama dormían los perros
un sueño de pájaros azules
y no quise molestarlos con mis penas
así que me fui por un sendero de sirenas
para ahogarme de una vez por todas.
Pero me rescataron las algas del silencio
con sus manos de azúcar y nostalgias
y me llevaron a un lecho de frutillas
donde dormí tres años y dos días.
Al despertar la vi a ella al lado mío.
Había venido a devolverme la duda y el recuerdo
porque, según dijo, no le servían para nada.
Yo, en cambio, me quedé con su zarcillo, su solera,
mi duda, mi recuerdo y tantas cosas
que si alguien me dice que estoy solo
me le muero de risa
en la cara.
-Buenos Aires-

12 comentarios:

Cecilia dijo...

Querido Jorge, tus poemas tienen un encanto particular más el sello de sorprender siempre con el vuelo de tu imaginación, grande Poeta! Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias, Norma y lindísima la ilustración. Me encontré con gente que no sabía lo que era un zarcillo o conocían la palabra en su acepción vegetal. La vid, por ejemplo, tiene zarcillos. Nuevamente, gracias, por tu generosidad.

Jorge Luis Estrella

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Jorge: melancólico poema, tejido con nostalgias, soledad, dudas y recuerdos que, aunque pesen, suelen hacernos compañia. Te abraza,

Juan Carrizo dijo...

Lindísima expresión poética Jorge,con destacadas imágenes,donde una de ellas me volvió loco para interpretarla,talvez fue una palabra antojadiza,pero ¿por qué "tres años y dos días"?

Anónimo dijo...

Hermosa fotografía y esa forma tan particular tuya de llenarnos el alma. Un abrazo mi amigo, Maestro, pájaro de la bandada.

Lily Chavez

Anónimo dijo...

Me honra y agradezco que un creador de su valía haya leído mi poema y me haya dejado su comentario. Lo felicito por Zacillo, que me ha agradado, y destaco sobre todo el final, tan imprevisible y positivo.

Lillian Viotti

Anónimo dijo...

¡Genial, Jorge! Entre el amor/dolor y ese toque de humor absurdo, casi surrealista, casi mágico y siempre con esa impecable factura que te caracteriza.
Realmente es una fiesta encontrarte y leerte.
Un fuerte abrazo
María Rosa León

Anónimo dijo...

SENSIBLE, SENSUAL Y HASTA JOCOSO...
ME ENCANTO EL INGENIO DE TU POESÍA.
FELICITACIONES!!!
LILIANA

Gustavo Tisocco dijo...

poesía pura Jorgito, abrazos, Gus.

LILIANA dijo...

POESÍA + EROTISMO + SENSUALIDAD + PICARDIA = INGENIOSO!!!

Mónica Angelino dijo...

Ese sarcasmo final que sorprende y al mismo tiempo pega en la soledad más pura.
!Qué placer leerte, siempre!

Besosssssssssss

Betty Badaui dijo...

Maestro!
Y qué te voy a decir, Jorge, que ya no lo haya dicho, llevás dentro tuyo gemas que volcás en los poemas y ´también una sana y pícara alegría que desborda entre recuerdos y presentes.
Mi admiración
Betty