miércoles, 7 de abril de 2010

GRACIELA WENCELBLAT


LABERINTO


El más encantador instante de la tarde
se desmaya sobre las rosas color té
aromas y rumores se aúnan
para embellecer más.
El camino de los eucaliptos
suelta su mejor audacia
para que al respirar el rubor
detrás el amor descubra
criaturas del bosque.
Ella ataviada de palabras
oculta la razón de su deseo
El beso que encuentra
late resume vuelos de
aquellos pájaros que trinan
como sonido de lluvia.

Entra al laberinto entre los pétalos camina
sin saber si va a encontrar la salida.


-Buenos Aires-

5 comentarios:

Pedro Luso dijo...

Olá, Lidia Cristina!

Felicitaciones por su hermoso poema.

Abrazos,
Pedro.

Juan Carrizo dijo...

¡Deslumbrante prosa poética! belleza estética aunada a versos significativos resultan en un deleite para el lector

mario capasso dijo...

un placer recorrer este laberinto,

Anónimo dijo...

Graciela querida, siempre he disfrutado mucho, mucho de tu poesía, es un gran placer, y me deja siempre pensando, reflexionando y eso es fantástico.

Un abrazo desde Lily ja!

Gustavo Tisocco dijo...

Bello cierre para un gran poema Gra, un abrazo Gus.