viernes, 9 de abril de 2010

GRACIELA BUCCI

OTOÑO

dijo que no era tarde
todavía
y lo dijo con sed
con el cuerpo de otoño y algún pliegue en la boca
con el celeste buscando algún espejo
con una breve nota de sombra y de inocencia
y algo de miedo
oculto en el temblor de la mordaza

dijo que no era tarde
y le creí
aunque de las palabras.. cada tanto .. cayera alguna piedra
aunque de las palabras.. cada tanto.. se asomara la jaula
aunque la copa vacía
sin embargo

estuviera desierta.


TARDOR

digué que no era tard
encara
i ho digué amb set
amb el cos de tardor i algun plec a la boca
amb el celest buscant algun espill
amb una breu nota d'ombra i d'innocència
i una mica de por
oculta en la tremolor de la mordassa

digué que no era tard
i el creguí
encara que de les paraules.. de temps en temps.. caigués alguna pedra
encara que de les paraules.. de temps en temps.. s'abocàs la gàbia
encara que la copa buida
però

estigués deserta.

"Traducción al catalán por Pere Bessó"

3 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Precioso y delicado poema sugiere una tristeza controlada,una madurez que sabe aceptar los sinsabores de la vida,es verdad que el otoño desnuda los árboles pero tambien es cierto que asi el sol llega a las retamas

Laura Beatriz Chiesa dijo...

Graciela: el otoño trae la herrumbre a las hojas, adormece la
química dando una idea de quietud.
En verdad es una preparación para un renovarse. Un abrazo,

julia del prado morales dijo...

Delicado poema si, en el que el silencio habla y medita ante la palabra. La traducción de Pere hecha con mucho cariño, gracias