martes, 9 de febrero de 2010

MARINA KOHON


LA CHACRA EN CONFLUENCIA

La casa abrazada
por el camino de piedras,
piedras que chasqueban
anunciando unas pocas
llegadas y partidas.
Un balcón estirándose
hasta tocar el Limay,
de telón barda rebelde,
un jardín,
toda la chacra era un jardín,
un pino
artífice de los rituales de navidad,
una farola- partenaire de danzas.
Una calesita y una hamaca.
Más allá
la acequia,
las ranas
besándose en la orilla,
el bajo
(sacrílegos los pasos
que osaban internarse)
los rayos de sol
filtrándose sólo
en ocres
sobre un colchón de hojas.
Una mesa de troncos,
un banco,
lugar de reunión de los peones.
Después, los frutales y las vides.
Y mi memoria, una vez más,
que se desagua
en el río de mi infancia.
Cuando me vaya,
Supongo … este lugar
se vendrá conmigo.


-Bahía Blanca, Buenos Aires-

10 comentarios:

Juan Carrizo dijo...

Se hace evidente que se irá contigo porque quedó prendido en tu retina,ahora tambien en la del lector ,nos has pintado un cuadro con tu pluma poética,gracias por compartirlo

Norma Padra dijo...

Te doy la bienvenida Marina, muy sensible es tu poema, lleno de imágenes y recuerdos!!!
Hasta prontito.
Norma

Cecilia dijo...

Juan: Muchísimas gracias a vos por leerme y comentar, saludos!.

Norma: te agradezco esta muy cálida bienvenida,un abrazo!

Anónimo dijo...

Te vuelvo a agradecer tu generosidad y apertura. Y se nota que contagiás ese ánimo, porque cuando fui ya tenía un mensage, toda una alegría! Un abrazo y seguimos en contacto.
Marina

Anónimo dijo...

Marina: Sentí un gran placer al internarme en ese paisaje en donde tus recuerdos van sembrando belleza con una tranquila y contundente manera de decir. Gracias Norma por introducir a esta poeta y gracias a ella por compartir su inspiración.

Jorge Luis Estrella

Cecilia dijo...

Jorge: me siento honrada con sus palabras, muchísimas gracias!
Marina

Mónica Angelino dijo...

Cecilia Marina, aquí te encuentro otra vez!

todo queda en la retina y con uno se va (y permanece)

Qué bueno leerte otra vez!

deliteraturayalgomas-2 dijo...

Marina, es una descripción hermosa, se huele y se ve el paisaje en tu palabra; leyéndo poesías como ésta una entiende el motivo por el cual la poesía sigue atrayendo.
Un gran abrazo
Betty Badaui

Norma Padra dijo...

Querida Marina; te pregunto si estos comentarios te han animado a continuar escribiendo?
Felicitaciones!!!

Cecilia dijo...

Mónica: sí que nos estamos encontrando seguido! Ese lugar de mi infancia quedó en mi retina y fraguado en el corazón. Gracias por tu comentario, un abrazo.

Betty: me siento más que halagada con tus palabras, un fuerte abrazo.

Querida Norma: te lo debo a vos. Y claro que sigo escribiendo, a caminar se aprende caminando. Besos