jueves, 15 de octubre de 2009

CARLOS CÚCCARO


Esta desértica avenida
de
los sueños
ya
soñados
es atroz
e interminable.
Este
camino
hacia el fondo
de la sombra
se torna
fuego
y espejismo.
Ardua
es la batalla
que no cesa.
Larga es la forma
de
todo
lo que invade
la distancia.



de su libro:"Luciflor"
-Azul, Buenos Aires-

6 comentarios:

Anónimo dijo...

querido poeta, te doy la bienvenda al blog, de puertas abiertas y muy buenos amigos!!!
Norma Padra

Anónimo dijo...

"...Ardua es la batalla que no cesa
Larga es la forma de todo lo que invade la distancia".
Excelente cierre para tu bello poema, Carlos.
Aplausos y abrazo de
María Rosa León

Juan Carrizo dijo...

Los sueños ya soñados me sugieren cansancio de mas de lo mismo,por eso las distancias hacia una meta se hacen mas largas,es una batalla contra el tedio el aburrimiento,es un camino hacia el fondo de las sombras

Anónimo dijo...

Carlos, poema el tuyo de insondable tristeza que llega nítido desde el fondo de la sombra. Cuando nombraste "La luna que" recordé lo entrañable que eran los poetas de Azul para ese grupo. Me hubiera gustado hablar con vos pero, cuando pensé en esa posibilidad, ya era tarde y te estabas yendo. Me gusta mucho como escribís. Un beso.

Jorge Luis Estrella

Anónimo dijo...

Carlos: todo lo que nos sucede, es parte de la batalla por vivir y, el vivir ,es justamente distancia por recorrer..Un abrazo y gracias por compartir este espacio. Laura Beatriz Chiesa.

Vuelo de noche dijo...

Buen ritmo, estética despojada, imágenes que penetran y duelen
Abrazo, Marta