miércoles, 11 de marzo de 2009

JORGE LUIS ESTRELLA


DEMORA

Demorado en la llaga del invierno,
recibe el rostro
la pétrea caricia del abandono.
El espejo no reproduce la sonrisa de antaño.
El lápiz de los labios escribe una nota de suicidio.
Demorada en la tela de araña de la inercia,
la mano que suplica se convierte en lágrima.
El tren tarda seis estaciones para llegar a la locura.
La sintaxis cloquea como un celular sin batería.
Una intermitente lluvia con granizo
cae sobre la paralizada mañana.
No prosperan los besos que se sembraron
en el minuto del amor.
Demorado en el interior cósmico del que escribe,
un niño pide limosna.
-Buenos Aires-

6 comentarios:

Anónimo dijo...

HERMOSO ESTRELLITA!!!
CÓMO SIEMPRE!!!
TUS PALABRAS FLUYEN A CAUDALES LLENAS DE SENTIMIENTOS...
NORMY P.

Anónimo dijo...

Gracias, Norma, por la publicación incluyendo esa impactante imágen y gracias por el comentario y también por esa generosidad que te caracteriza.

Jorge Luis Estrella

Agustín Gribodo dijo...

Una hermosa trama de tristeza, paisaje urbano y desamparo. Es una postal de la lluvia cayendo sobre la melancolía. Me gusta tu poema, Jorge.
Es auténtico.

Anónimo dijo...

HERMOSO,,,,,,,,,,, ESTRELLITA.
¿ASÍ TE GUSTA MÁS?

Anónimo dijo...

Gracias,,,,,,,,,, Padrita.

Juan Carrizo dijo...

Poeta de barba y alma blanca ¡¡como me gusta leerte!! (tu niño interior que pide limosna) sensacional