sábado, 24 de enero de 2009

CARLOS GARGALLO


SUSPIRO

En estas páginas sin orillas,
escribo con el sabor agridulce de la memoria. Añadir imagen
Rizo el vuelo entre tejados
donde ascenso y descenso
me son necesarios.
Voy caminando a destiempo,
soy vendedor de espejos y amuletos,
adivino que soy un mal mago.
Soy el mejor poeta de mi casa,
los demás, se dedican a otras cosas,
trabajan, producen, viven del sudor de su frente,
yo, me alimento de versos
y me entran ganas de llorar.
mientras tanto,
suspiro,
suspiro.

-Murcia, España-

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carlos: te doy la bienvenida a éste, tu nuevo sitio para la poesía.
Te felicito po tu fina pluma!!!
Normy P.

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Gracias por recibirme, estoy encantado de llegar a este hermoso blog, mil besos para todos.

Agustín Gribodo dijo...

Carlos, un muy buen poema. Una de esas obras que nos demuestran que lo cotidiaño también es testimonio de la poesía y que puede haber trascendencia cuando hay sensibilidad genuina.
Un abrazo.