martes, 20 de enero de 2009

ALBERTO LUIS PONZO


EL OFICIO

Escribo con el tiempo
con el fuego en los dedos
sobre el muro del día.

Escribo cuando duermo y no me escuchan
escribo para despertar
escribo dando vueltas como un pájaro
escribo en el aire y en la tierra.

Escribo porque no tengo otro lugar
porque mis hijos me preguntan
escribo para contestarles
para mirarlos diariamente.

Escribo con los brazos que encuentro
escribo para el mundo que no encuentro.

Escribo
para no repetirme.


http://isla_negra.zoomblog.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Alberto: mil gracias por tus poesías.
Un abrazo desde las letras.
Normy Padra

Agustín Gribodo dijo...

Qué buena elección, Norma. Toda la obra de Ponzo merece ser leída con atención. Es un maestro por la experiencia vital de lo que dice y por el modo sencillo y llano en que lo dice. A quien pueda acercarse a alguno de sus libros (que no son pocos) le recomiendo que no deje pasar la oportunidad.

Anónimo dijo...

Hermoso poema sobre el arte de escribir y sobre todo de la bondad del que escribe.
Rosa Lía