lunes, 15 de septiembre de 2008

VICTOR HUGO TISSERA

HUMANIDAD DE BARRO

Han callado los himnos
que en el alma me habitaban.
Por eso vuelvo
con el grito del silencio
a buscar crepúsculos despiertos,
en las vetas anquilosadas de mis pasos.
Mi mirada es un océano de piedra
donde golpean los inviernos
sus placeres de triunfo.
Por mis venas
cruzan relámpagos de fuegos
como enormes cicatrices.
Estoy frente al sabor de la desdicha
con una cruz de llanto entre mis manos,
y el cansancio de la luz
desvaría sobre mi humanidad de barro.
Pero sé que aún desde las grietas
donde la muerte hace pactos con el cielo,
vendrá el abrazo apenas perceptible
desde la piel de un ángel sin rostro ni memoria,
que llenará de músicas mis lágrimas
para reconciliarme con Dios y con la vida

Del libro "Detrás de la mirada"
(con voz propia)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

UN GUSTO LEER TU POESÍA, DESDE EL BLOG AMIGO DE ANALÍA!!!
NORMY P.

Anónimo dijo...

Estimada Norma: Analía me envió un mail donde me dice que te reenvió un poema de mi autoría para tu blog. Admiro tu poesía y la fuerza que tiene y que vos me incluyas en tu página es un gran honor. Te envío mi abrazo. Víctor hugo

Anónimo dijo...

Estimada Norma:Es para mi un honor estar en tu blog, porque admiro tu estilo poético y además la misión de unir las voces de los poetas.Víctor H. Tissera

Anónimo dijo...

Bellas imágenes, Víctor Hugo. Que así te sea. Por todo y contra todo dolor, l poeta es el creador de su esperanzza. Rubén Vedovaldi

Analía dijo...

Muy agradable leerte en el blog de mi buena amiga Norma, querido Víctor Hugo.
Gracias por compartir este poema de Víctor.
Un abrazo y mi cariño
Analía