viernes, 19 de septiembre de 2008

CONCEPCIÓN BERTONE


III
Sentadas sobre el pasto
que hace un año era greda,
mi hermana y yo fumamos, sin hablar,
en la fuga
a dos voces del viento
y el nimbo de garúa
caído sobre el nombre de mi madre
en la tierra, al ras
de las raíces, en la pálida piedra
con su nombre grabado. Como sueñan
las novias su nombre en la corteza
desnuda de los pinos, o escritos
en las paredes nupciales de una pieza.


Como sobre la falda de mi madre
enclavadas, las dos, en su regazo de hierbas
somos una
sola y ahumada sombra
que en el escorzo acuna
la blanca mariposa que se torna lavanda
al pasar por la sombradel nogal de John Shade.

del libro: "Aria da capo"

3 comentarios:

Anónimo dijo...

felicito a la autora... Siempre me sorprendes.
Un abrazo de Normy

Gustavo Tisocco dijo...

Leer a Concepción siempre es leer alta poesía.
Un abrazo Gus.

Analía dijo...

Un gusto leerte, querida Concepción. Nostalgia y melancolía andando juntas y suavemente.
Un cariño
Analía