sábado, 9 de agosto de 2008

MARCELO JUAN VALENTI


El amor
entre orquídeas vestidas de organza
es un misterio
que mira
las certidumbres
del mar.
Y
su orgasmo
de pétalos devorados
llueve
sobre la mirada atónita
de cebúes poco asertivos,
ignorantes de su giba,
fieles custodios
de una divinidad
pasiva y acuosa.
Los acantilados de honor
se perfuman
con los bisbiseos
del goce.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

LA ORQUIDEA POR SI SOLA ES UN POEMA QUE SUMA A TUS PALABRAS!!!
FELICITO AL AUTOR.
ISABEL CORTINEZ

Vuelo de noche dijo...

El amor a mano de las orquídeas, la organza, el orgasmo, el mar, el juego sutil que asocia, desborda, contiene, la voz lúdica del poeta organiza el brillo de la palabra, la vela cubriéndola de organza. Para que tanta belleza no nos deje ciegos. Un beso, Marta