sábado, 10 de mayo de 2008

NORMA E. TRAFERRI


VEO UN HOMBRE

Longilíneo,
Con piel de ébano.
Lo veo venir.
Simula una palmera
Que la brisa mece al andar.
Ella cree que a su antojo.
Él la usa, no ella a él.
Camina lánguido,
Semeja a un felino de porte.
Falsea displicencia.
Sus hombros se elevan
En leve tensión
Que no abandona.
Frente amplia,
Ojos carbón y magma
Mirada atenta,
Voraz, ardiente o gélida.
Según pretenda
Disfrazada de hastío.
Una boca generosa
De sonrisa abandonada.
Deseo atraparlo
Mas allá de su cuerpo
Y hacerlo mío.
Lo se imposible,
Mas allá de mi deseo.

3 comentarios:

liliana varela dijo...

Creo que todas las mujeres deseamos un hombre así: inalcanzable.
Excelente poema.
Liliana

Anónimo dijo...

QUIERO DOS !!!
FELICITACIONES POR TU POEMA.
MARA TORLONI

Gabriela Bruch dijo...

excelente poema.vi a ese hombre !!!
muy buena la foto que acompaña