lunes, 19 de mayo de 2008

MARÍA ROSA SOBRÓN

LA AMISTAD

La amistad es un pañuelo
que sobrevuela el andar
del hombre con desconsuelo
que ha perdido su soñar.

La amistad es una forma
de vivir en caridad.
No existe ninguna norma.
Se fabrica con bondad.

La amistad es la paloma
que hace nido el corazón,
si cada día se asoma
hecha virtud y perdón.

La amistad es un pañuelo
mitad luz y lealtad.
Nos remonta con su vuelo
hasta ver la claridad.

La amistad es un pañuelo
que sobrevuela el andar
del hombre con desconsuelo
que ha perdido su soñar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

ENTRAÑABLE ROSITA SOBRON. TODOS LOS QUE LA QUERIAMOS Y DISFRUTAMOS DE SU AMISTAD SABEMOS QUE FUE, JUNTO CON MARIA INES URE, OTRO SER DE LUZ. POETA EXQUISITA Y GRAN AMIGA. UN ABRAZO, MARIA DEL MAR

Anónimo dijo...

Amigos:
Con toda la pena de mi corazón, pido una oración para Rosita por su vida plena entregada con amor a la poesía, a su familia y a sus amigos.
Gracias
Cristina Pizarro

Anónimo dijo...

Con gran dolor mispoetascontemporaneos quiere rendir un humilde homenaje a María Rosa Sobrón quien nos acaba de dejar.
Poeta colaboradora del sitio que le aportó con su Palabra, humildad y grandeza brillo al lugar.
¡Hasta siempre Rosita...!
Un abrazo Gus.

STELLA MARIS TABORO dijo...

Rosita . vives en cada verso..,

Anónimo dijo...

QUERIDA NORMA: CÓMO NO SUMARME AL ABRAZO QUE NOS APRIETA Y NOS UNE PALABRA POR PALABRA...HAY EN EL AIRE UN AROMA A POETA, PORQUE NUESTRA QUERIDA ROSITA SEGUIRÁ PERFUMANDO CON SUS VERSOS, EL RECUERDO ROSADO DE SU SER. GRACIAS DOY A LA VIDA POR ESTE CÓDIGO DE ABRAZOS CON LETRAS.DESDE EL RESPETO Y EL ALMA QUE NOS UNE,
MARÍA PAULA MONES RUIZ

Anónimo dijo...

Desde los espacios simples y profundos para quienes consagran desde la humildad las más bellas raíces de vida, nos ha privilegiado con su amistad.

Su trascendente obra perdurará en la memoria de quienes hemos compartido, la hondura, una historia de respeto, afectos y la fluidez de su ternura.

Alfredo DeCicco Lidia
Vinciguerra

Anónimo dijo...

A ROSA MARÍA SOBRÓN

¿De qué le sirvió al destino
detener tu aliento
poniéndote a dormir entre las rosas?
¿De qué le sirvió,
si tus amigos no acaban de nombrarte
y tus poemas se leen más que nunca?

Aunque anduvimos los mismos senderos,
nunca me crucé con vos
pero hoy nuestros espíritus se abrazan
en el lugar del cosmos
donde los ángeles conversan con los pájaros.

¿De qué le sirvió al tiempo pasar
hasta herirte,
si tu herida reúne todo el amor del mundo
a tus pies
y los hace transitar
por una conjunción de lunas y de soles?

Vos entraste por la puerta,
por “la puerta infinita”
y hay un amanecer en tu mirada
que nos saluda
desde una foto.
Epopéyico “ejército de estrellas”
gira en el vértigo de un cielo
que seguirá siendo el cielo de tu poema
por los siglos de los siglos.

“He vuelto hacia los pájaros”,
“es tiempo de calandrias”,
estoy triste,
dejame “el consuelo de una lágrima.”


JORGE LUIS ESTRELLAS