sábado, 10 de mayo de 2008

JUAN JOSÉ MESTRE

PROSA SIN NADA

Un archivo que no abre, el verso que no llega, aquella mudez del árbol clamado por su fronda y la poesía que ha ido para otros sitios. Tampoco se puede culpar a las musas: ya se sabe de su temperamento huidizo. Es ese ceniciento cielo, tan propiciatorio del nihilismo en los labios, en la mente, en la memoria inapelable del viento y del sigilo encaprichado y doliente…

(el archivo sigue su porfía)

…armador de los silencios.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

grande maestro Mestre!!!
Omar Longo

cardonalina dijo...

es un bello poema Me gustaría leer el paréntesis donde el archivo sigue su porfía....