miércoles, 25 de febrero de 2009

RICARDO GRACIA SALAS

ANSIEDAD

suspiros del corazon,
amor sin conciencia,
dudas incesantes...

Ansiedad por verte,
por tocarte, por tenerte,
por creer y convencerme que aún me amas...

Ansiedad incansable de ver la luna en el dia,
de calentarme con tu sol en la noche...
ansiedad por despertar sin ti.

Inconciencia de mi desamparo...
credulidad de mi soledad...
Ansiedad, angustia, zozobra de mi verdad.

-Colombia-

domingo, 22 de febrero de 2009

ALICIA BORGOGNO


LAS HUELLAS DE TU LUZ

Tu luz
dejó huellas de presencia
en mi camino.
No quiero acampar sobre tus pasos
ni atarme a las horas que se han ido.
Con una fuerza irracional
evito tu sombra,
salteo relámpagos de vivencias,
que sólo pueden quemar
las horas yertas.
Porque ya no tengo
más tiempo para lágrimas,
quiero reposar en un destierro,
sin que tu luz se exilie
allí a mi lado.
Cuando pueda volver
desnuda de desgarros,
lo haré por otra senda,
y sólo bajo un cielo
que me hable de certezas.


-Cañada de Gómez, Santa Fe-

miércoles, 18 de febrero de 2009

Premio Palabras como Rosas

Este Premio lo otorgó Gabriela Fiandesio, a quien agradezco infinitamente. Por por mi labor en este sitio dedicado a la literatura.
Desde su blog es
: http://otraprimavera.blogspot.com

lunes, 16 de febrero de 2009

CRISTINA PIZARRO


CAPRICHO

.................................A Francisco de Goya y Lucientes

Vuelve desde el infierno
la esperanza
dibujada por el vuelo del águila,
pájaro de Dios que busca el sol
y arroja a Eros y Tánatos
monedas arcaicas
con el valor de un mensajero celestial.

Vuelve desde el aire
la alegría
unida al muro con ángeles,
y relieves de gladiadores,
como si fuera un cofre
que guarda
caprichos del amor y de la muerte.


Del libro: "La voz viene de lejos".

miércoles, 11 de febrero de 2009

PEDRO SILVA


BRASIL

Brasil... Terra de paixão, minha descendência lusitana. Vou à ponta mais ocidental da Europa, estico-me, esforço-me e não te vejo. Meu querido Brasil, estás aí ao longe? Sei que estás. Olha para mim, ouve-me, sente o meu apelo. Aceno-te desde Portugal. Não te esqueças nunca: mesmo longe, sempre aqui estarei para ti.


-Portugal-


oOo


Brasil ... Tierra de pasión, mi ascendencia portuguesa. Yo la punta más occidental de Europa, me estiro, me esfuerzo y no te puedo ver. Querido Brasil, estás ahí ahora? Te conozco. Mírame, oye me, siente mi llamado. Ánima de Portugal. No me olvides nunca, incluso cuando este lejos, siempre estaré para ti.


martes, 10 de febrero de 2009

SILVIA LOUSTAU


5)

en la bitácora del cielo
escribe el destino.
un aire a sándalo
hablador de lenguas de humo
envuelve las palabras.
deposita la memoria
en los brazos
de una muñeca de trapo.


-Mar del Plata-


Traducido al catalán por el
Profesor Pere Bessó
Valencia - España


5)

en la bitàcola del cel
escriu el destí.
un aire a sàndal
parlador de llengües de fum
embolica les paraules.
deposita la memòria
als braços
d'una nina de drap.


HUGO ALBERTO PATUTO


LA DISPERSIÓN DEL AMOR

Acaso tenga que mirarme de madrugada
temblando en la esquina por efecto de la lluvia
como el perro de entonces
herido, maltrecho, cercano
desde tu collar difuso.
Reunir tantas voces para que finalmente
la noche apresure nuestro milagro
y tocar la mejilla burlona
de la muñeca insistente, espía, bruja.
¿Anidaba ya en la sucesiva caída
esta frontera donde, furiosos, hemos palpitado
las ecuaciones del ensueño?
Lenta delicia martillada con secreta
........................................................pasión.
Acaso tenga que buscarte salina
con ese dolor vago y rutinario
por si la lluvia pretende
una caminata dispersa
en la sombra del perro.

Del libro: "Como podría decirse del viento"

-San Nicolás, Buenos Aires-

GUSTAVO TISOCCO

Dijo que no,
que no renunciaba al paraíso
pero cayó en sus brazos.

De todos los venenos
eligió la fragancia
de sus pies desnudos.

Desoyendo mandamientos
aspiró el néctar salado
y se cumplió el designio.

Ahora la consume el fuego.
-Buenos Aires-

OLGA STARZAK

HAIKUS

Acaríciame...
¿sientes cómo arde mi piel?
salmo del amor.

oOo

Con cada día
que mi corazón late
loas de gracias.

oOo


Atardece abril
se encienden nuestros cuerpos
Testigo es tu lar.


-Chubut-

domingo, 8 de febrero de 2009

JORGE LUIS ESTRELLA


POBRES MUÑECAS GRISES

Eran las diez de la noche
y ella estaba tejiendo mecánicamente
mientras observaba la muñeca
que su hija había abandonado
para convertirse en mujer.
La notó triste, avejentada,
con sus miembros de paño encorvados, enjutos.
Pobre muñeca que ella le regaló a la niña
cuando era niña
y no un trompo descontrolado como ahora.
¡Pobre muñeca gris que el tiempo ensucia
y viste de nostalgias!
Intentó no darse cuenta
de que ella y la muñeca estaban llorando
pero estaban llorando.
¡Pobres muñecas grises
abandonadas por la ex niña mujer bailarina!
Creyó oportuno
desconectar el piloto automático de su tejido
y pensar en los puntos que iba dando
pero no innovó.
¡Pobres muñecas inservibles,
devoradas por el olvido en un rincón del tiempo
donde sólo la muerte vale!
En el silencio viscoso de la noche postmoderna,
la de paño se ofreció como víctima
y la de carne le clavó ambas agujas.
En ese mismo instante,
la niña mujer que volvía del baile
recibió dos puñaladas
y su cadáver apareció en un callejón sin salida.
¡Pobre muñeca gris de quince años!
-Buenos Aires-

ELISA DEJISTANI


TRÁNSITO

...............................................................“ Mi razón no pide piedad
..........................................................................................se dispone a partir”…
.........................................................................................Hamlet Lima Quintana
Partiré
suelta en transiciones
para atenuar los rituales
el final de la carrera
Partiré en el sigilo
abriéndome paso
por entre las ventanas
que esperan decisiones

Soltaré mi libro
de repente
cerradura abierta en los ojos
ajedrez renuente a la fuga
Partiré
como una fábula bien urdida
en la galera del mago
deslizándome hacia arriba
enrollando mis páginas
encogida dentro

Me iré
toda repartida
en el canto


JUAN CARRIZO


LA PALABRA DE AMOR

Necesito oír ésa palabra
Himno de mancebos
Alojada en el hueco
De tus labios…
Mitad hielo mitad fuego

Esa palabra absoluta
Axioma del amor indeleble
Pegada al alma resoluta
Cual percebe

Esa palabra convexa
Como las olas…
Rompiendo en los médanos
Enmudecida en tu boca
Y gritando por los tuétanos

Esa palabra
Que desnuda mi hembra
En celos…
Que divide la luna
Echando raíces
En las yemas de mis dedos

Esa palabra ignota
En el vocabulario del ego
¡Te amo! Y dejo la impronta
En la misericordia
De tus ojos negros.

sábado, 7 de febrero de 2009

JAIME BUITRAGO GIL


A veces creo que todo se ha perdido,
que los sueños quedaron allá lejos.
que habrá que comenzar de nuevo
la construcción de la torre y reparar
del puente los tramos caídos,
y filtrar toda el agua con la tela de araña
y lavar todo el aire con los gritos de un grillo,
para que no arrastre el hombre cansado
su sombra como un trapo raído,
ni se sienta jamás en el pecho
el perfume de un hueco vacío.


-León, Nicaragua-
(fotografía de autor)

AGUSTÍN GRIBODO



Piedra sobre piedra;
el maestro había sido claro al respecto.
Sin embargo, ahí estaba yo una vez más
dejando la piedra sobre la nada.


-Buenos Aires-

SUSANA LIZZI


EN ESTADO DE VERDAD

Zancadillas de la edad ponen freno a mi impulso.
Trago todas las sonrisas que floreaban mi casa.
Arranqué todas las raíces de las tempestades
y ahora, en silencio, me encamino a la ruta de los viejos.
Mi vientre está en plena aridez.

Secas las ramas añoran otras hojas
soleadas; entrelazan los muros de una hiedra en pedazos
y se declaran muertas de toda mortandad.
La piel cambia su brillo por mortaja
y se cubre del hábito de los cuerpos gastados.
No alcanza con la resignación, ni con la estudiada
indiferencia ante la decrepitud.
Nada es tan fácil,
solamente hay que cruzar el río caudaloso de los años
con las piernas convertidas en piedra
por el estrecho puente de la muerte
y sonreír
después de todo
no hay más nada que hacer.
Salvo los sueños.


-Gualeguaychú, Entre Ríos-

VÍCTOR HUGO TISSERA


RAZONES DE TI MISMO

No regreses donde se incendian las hogueras.
Sacude de las cicatrices
esos vástagos dolorosos
que testimonian tus pliegues de tristezas.
Deja que las hogueras
crepiten a tus espaldas
y que los nombres grabados en la frente
queden en una antigua armadura
poblados por silencios.
Mientras tanto, detente a observar
cómo el dolor deja de pertenecerte
y una puerta se abre
por el único y visible camino
que contiene las razones de ti mismo.
Pasarán por instantes tus náufragos solitarios
aferradas a los oleajes de las sombras,
pero tú, invadido por la mirada
de los ojos interiores de un milagro
serás la vida construyendo perfiles
de incipiente resplandores.
Después, libera las palabras del poema,
traspone los horizontes de sus versos
y señala los confines que conducen al alma,
porque desde allí, serás escuchado.


del libro: "Desde la luz y la palabra"
-Cañada de Gómez, Santa Fe-

SILVIA FAVARETTO


Cien Rosas Rojas Encerradas
En El Capullo De Mi Carne (la Carta)

Cuando lo extraje del sobre
como un presagio
la hoja de tu carta
me cortó el dedo.
Una herida sutil pero profunda,
típica del papel afilado.
La sangre chorreó en seguida copiosa
y andando por la calle
yo goteaba y
manchaba de amaranto el asfalto:
gotas de rubí derretido.
Dejo que esto sea
el ridículo hilo de Ariadna
para reconducirte a mí.
Recojo el dedo herido en el puño.
El corte quema y
la sangre que sale
corre en arroyuelos sobre la palma de mi mano.
El minúsculo río rojo
elige come madre los surcos de mi palma:
la línea de la vida, la de la salud
y la del corazón
inundadas de sangre.

del libro: "De La carne del tiempo"
-Venecia, Italia-

RÚBEN VEDOVALDI




PLURAL CLAROSCURO

Una sombra que soy yo se cita con una luz que también soy yo, en una plaza privada que es mi historia personal. Comparten el mismo banco de la memoria, en el que se sientan a hablar de mi ausencia en mi ausencia.
La palabra de luz y la palabra de sombra se entretejen hasta urdir mi imagen invertida. Y desde mi imagen, copian invertida mi semejanza, el negativo fiel de mi semejanza. Y desde mi semejanza, recrean mi aparición en presencia y actos.
Yo soy la plaza de mi historia; soy las luces y sombras de mi nombre; el cielo de mi identidad y el infierno de mi anomia.
¿Soy los caminos, tropiezos y saltos y atajos que vuelven a mi?
Hace una impresión muy fuerte darse cuenta uno de pronto, ahora, de estar cada vez más vivo y a la vez más y más muerto. Pensar que de aquí en adelante queda cada vez menos adelante y cada vez queda más atrás y que, aunque siempre fue así, hoy lo es más que nunca. Pensar que mirar atrás es reconocer que uno no se conoció nunca y sospechar que tampoco uno llegará a conocerse verdaderamente de aquí en más.

Cada día es un todo hacia “adelante”, o tal vez haya que decir: hacia cualquier parte.
¿Cómo se puede pensar, sentir, tener plena conciencia siempre de que estamos pasando que ya tenemos cuarenta y ocho años que mañana tenemos setenta veces siete años y doscientos años de soledad no robotizada y que ya casi se nos fue la muerte y la vida detrás de la muerte, dándonos cuenta de que no nos dimos cuenta, o, cuentas de un rosario que nos disgrega, sin darnos cuenta de que nos dábamos cuenta de tanta condición errónea.?

Pasamos embrujados, hechizados por el hilo que se gana y se pierde y se vuelve a ganar y por el que uno trata de urdir sentidos en la alfombra mágica, filigranas de subatómicas cuerdas en la espesura del absurdo, del no sentido, del vacío y sus laberintos.
Ninguna palabra es y ningún silencio es, si uno se queda reflexionando en el turbión, en ese dis-contínuo punto inter-universal en que ya no estamos en el universo que fue pero tampoco hemos atravesado totalmente el agujero negro hacia el Matrix al que vamos.
¡Cómo va cambiando todo! Cómo vamos siendo atravesados por un todo y otro. Y una permanencia cambiante y un cambio permanente y otro y una ausencia absoluta y una interrupción y otra ausencia y uno y todas las otras cosas que también eran uno o serán uno. Pero... ¿A qué venía uno? ¿A dónde?

-Capitán Bermudez, Santa Fe-

HÉCTOR CEDIEL


LAS VOCES DE LAS MASCARAS


Ahora habla la madera del rostro
la fauna, la picardía, el dolor, el sufrimiento
se inmortalizan en imágenes congeladas
donde el espíritu grita o se expresa
sin sonrojos, sin barreras ni falsos espejos

Las manos poéticas del imaginario
ingenian las sonrisas y mil rostros del alma
La voz invisible de los ancestros
reinventa cosmogónicos versos

Mitos y leyendas han brotado de la huellas
del oso, del jaguar, del mico, del delfín, de las serpientes
El brujo ha cantado y pensado por ellos
hechizado por sus sentidos narcotizados

Los cantos y los sonidos de los bosques y de los ríos
se confunden con la lluvia de los sonidos de los loros
y los rugidos que despiertan o atemorizan la selva

He masticado coca y ayahuasca con el curaca
me he desnudado para que no me coja la mala hora
ni para que me entunde por culpa de los malos espíritus
Me han cubierto con flores para que comprenda
el efecto, la gratitud y la alegría del enjuague

Hemos exorcizado los espíritus de la violencia en el ritual
atrapamos al gallo volando y vimos danzas al matachín
Las mujeres amamantan los fantasmas de los suicidas
y se implora la alegría y el perdón bajo la máscara

El oro, el cedro, la quina, el caucho desolaron la tierra
El espíritu chamánico desfigura las risas y los rostros
mientras el yagé barre los maleficios
bajo el rostro de dantas, cerdos, coatis y la voz del taita

Todo ha muerto, Amor mío, absolutamente todo
Se han borrado las huellas de nuestros antepasados
ha desaparecido el nativo con rostros de madera
Nada sobrevivió del antiguo indígena... ¡máscaras!
¡Solo máscaras! y las lágrimas de los versos de sus cantos

de su libro: "El Perro Vagabundo"
-Colombia-

DANIELA PICCIONE


Y mis manos

como diosas nuevas,

hacen la lluvia

sobre los pétalos.

¿Qué pensarán mis hojas

mojadas contra el mundo?

Cada verano el infierno

son esas puntillas negras

que danzan en fila

y se hilvanan

en mis flores, en mis años...

-Capitán Bermúdez, Santa Fe-

RICARDO RUBIO


DESCRIPCIÓN DE UNA LLUVIA

Lluvia de enero
fuertemente aferrada a mis otras lluvias,
sus dientes dejan al aura enamorada.
Me acurruco en el ahogo que nunca sé si fuego,
si color puro de cristal hirviendo,
si sal de ahora
o viento de aquellas tardes de intenso corazón.
Lluvia que llega y deja ojos para siempre absortos,
ritmo pendular de la insistencia,
emoción del tiempo sobre mi cara.


de su libro: "Simulación de la rosa"
-Buenos Aires-

PATRICIO RAFFO


En ocasiones pienso en irme. Dejar todo: irme.
Romper el útero de la vida y nacer hacia la muerte que todo lo sella.
Nacer hacia una muerte blanca
en la que se petrifique la memoria como un mármol tan tibio como inalterable.
Nacer hacia lo perenne del haber sido, de la belleza de lo que hubo de transcurrir.
Desvanecerme en el aire como un humo de la vida entre las llamas,
un humo que huela a lo que amé. Irme sin aviso.
De pronto pero suavemente. Irrefrenablemente perfumado.
De ser así, de ocurrir el irme, es probable que
algún periódico se ocupe de la desaparición, que se hable del tema,
que se especule con razones que irían desde lo económico hasta los fracasos de amor;
como si existiesen esos tipos de fracasos
por los que brinda tanto mi amigo cada vez que descorcha un buen vino;.
Inclusive, estaría en algunas bocas considerar,
como un motivo válido de la desaparición,
cierto estado de melancolía que me es reconocido
por quienes están cerca de mí: habrán de especular con que no supe controlarlo:
que los jazmines de diciembre fueron el fuego que hizo de mí
el humo en el que inexorablemente fui convirtiéndome hasta desvanecerme.
Nada creas. Nada de eso habrá de ser cierto.


-Rosario, Santa Fe-

STELLA MARIS TABORO


LOS ABUELOS
...........................
"Y sus sueños escaparon del retrato ovalado"


Retrato ovalado
atrapado en la pared,
marco lustradísimo,
rostro casi de cera,
bigotes en arabescos,
sonrisa congelada,
y mentón erguido con orgullo.

Eso sí, sentado,
y al lado ... la novia,
de pie como soldado,
de negro vestido,
mejillas confundidas
con la nieve del tul

y sonrisa tímida.

Estáticos para el recuerdo,
no sentir el olvido
y gritar
desde el ovalado marco

!aquí estamos!
-San Jorge, Santa Fe-

jueves, 5 de febrero de 2009

Videopoema

video

LUCIA GÓMEZ


FASCINACIÓN

Me quedas tú, etéreo amante de un verano loco,
Me queda una gota del dulce sabor de tus abrazos,
Me queda tu regalo en la entraña lejana del olvido,
Me queda el sonido de un violín errante y vagabundo,
Me queda el recuerdo inolvidable que dejé en la playa,
Me queda la vida y la muerte que se asoma con un beso,
¡Me queda todo de ti y no me queda nada!
-Cali, Colombia-